img-conocenos

conocenos

MONTINA: UNA LEYENDA QUE PERDURA

La historia de las cecinas MONTINA hunde sus raíces en las más antiguas tradiciones cecineras de la Zona Central de Chile.

La tradicional fábrica MONTINA comienza en la década de 1940 en la localidad de El Monte, antaño parada inevitable en el camino a la Costa, donde se hizo famosa con sus salchichas, jamones, mortadelas y embutidos con el logo de un chanchito.Décadas después, el éxito de esta fábrica hizo necesaria su mudanza a instalaciones más grandes, para lo cual se estableció en un galpón industrial en la ciudad de Talagante, donde funciona hasta ahora.

A partir de 1979 fue pionera en el mercado chileno al incorporar también pollo y pavo como ingredientes en la fabricación de cecinas, inventando una receta de salchichas que hasta ahora no ha podido ser igualada, la que sus maestros de cocina conservan secretamente. A lo largo de los años, diferentes paneles de degustación otorgan preferencia N°1 del mercado en sabor a esta sin igual salchicha por la cual no se debe desembolsar ni un peso más por ella.

Son las mismas salchichas MONTINA que Ud. puede disfrutar hoy, las que se caracterizan por su suave y delicado sabor, con los condimentos justos, buena mordida y elaborada bajo estrictas normas de calidad y seguridad.

Estos mismos conceptos, MONTINA ha extendido a su línea de parrilleros (chorizos y longanizas), los que están experimentando un importante crecimiento conforme el consumidor los va probando y aceptando.

Por otro lado, MONTINA ha seguido elaborando sus tradicionales mortadelas y también jamones de pavo y de pollo.

En los años 90, Montina incursiona en la fabricación de hamburguesas de pollo y pavo con una planta de procesados congelados ubicada en la localidad de Malloco.

Últimamente la marca Montina ha desarrollado una amplia línea de productos congelados, que incluyen hamburguesas de vacuno y pollo, churrasco de vacuno, filetes de pollo y de pavo y lomitos de pollo y de pavo.

MONTINA une la tradición con la modernidad para dar garantía a sus consumidores. Porque somos una fábrica mediana controlamos muy bien lo que hacemos. Los procesos de elaboración de nuestras fábricas están basados en un Sistemas HACCP e ISO 9.000, los cuales dan la tranquilidad de que nuestros productos son de alta calidad.

Y por último, lo más importante, MONTINA da trabajo en sus plantas a un equipo humano cohesionado y experimentado, formado por más de 300 personas que con mucha dedicación y profesionalismo se preocupan diariamente por cumplir con los parámetros de calidad, asegurando que los productos Montina sean reconocidos y exigidos tanto por sus consumidores habituales como por los prueban por primera vez.